«José», una película muy gay en el país más religioso de América Latina

Li Cheng nació en China en donde estudió microbiología. Luego se trasladó a Estados Unidos para hacer su doctorado. El año 2007 abandona la carrera de biología para dedicarse al cine y filma su primera película, «Joshua Tree» (2014), sobre la dificultad de realizar el sueño americano.

«José» (2018) es su segunda película. Para realizarla investigó en varios países latinoamericanos, incluido el Perú. En Lima se contactó con jóvenes gays de clase trabajadora (como nos cuenta en la entrevista que figura en el video más abajo) a través de aplicaciones como Tinder, Grinder y Hornet. Decidió finalmente hacerla en Guatemala donde encontró que los niveles de homofobia eran bastante altos.

Guatemala es un país particular en el entorno latinoamericano. Para empezar su presidente es un pastor evangélico. Y la población evangélica o protestante es tan grande como la población que se declara católica, lo que ocasiona algunos conflictos religiosos como amenazas al clero católico y restricción al ingreso a sitios religiosos mayas (ver aquí un informe de la Embajada de Estados Unidos).

Li Cheng nos cuenta que intentaba filmar una película que sea una buena representación de lo que significa ser gay en América Latina. Por eso quizá la película nos parezca muy común, muy simple, bastante reconocible y quizá por esa misma característica, de tener mucha imaginería latinoamericana, haya obtenido el Queer Lion en el prestigioso Festival de Venecia.

José vive con su madre, que es vendedora ambulante de comida, en ciudad de Guatemala (se reconocen los buses, los enmarañados cables de los postes, la afición al fútbol y las ubicuas figuras y tradiciones religiosas), trabaja como jalador de clientes para un restaurante y tiene relaciones sexuales esporádicas con personas que va conociendo mediante las aplicaciones de internet. Hasta que conoce a alguien que le significará repensar esa estabilidad que tenía en su vida, que más bien podía haber sido abandono y resignación.

Li Cheng le dedica varios segmentos a las relaciones sexuales de José, lo que llevaría a pensar que la película no fue hecha para ser aceptada por ese conservadurismo que rige en el país centroamericano, pero aparte de eso la película se ve bastante amable con ese sector conservador. O quizá la homofobia es tan sutil en América Latina que no alcanzó a ser descifrada por una mirada externa que quería hacer un clásico gay de la región.

La crisis de José, por lo tanto, no es una crisis con su entorno, es una crisis interna, existencial, de pérdida, de entender muy tarde qué es lo que realmente se desea. Y en eso es muy similar a Brokeback Mountain, una película que Li Cheng declara haber tomado mucho en cuenta y de la que quiso diferenciarse, más allá de la evidente diferencia en la frialdad de los personajes de Ang Lee (Ennis del Mar y Jack Twist tuvieron esposas) comparados con la dulzura (¿O pusilanimidad?) de José y Luis.

«José» es una película que debe verse, por su esfuerzo por fotografiar a América Latina y por lo clásico de su argumento. ¿Consiguió Li Cheng reflejar el espíritu gay latinoamericano como era su objetivo? Véanla y me dicen.

Aquí haciéndole la entrevista a Li Cheng. Perdonen mi pésimo inglés y gracias a Vanessa Rolfiano del CCPUCP que nos ayudó a sacarla adelante. Las fotos de más abajo son de IMDB.

Li Cheng Director de José
Please follow and like us:

Comentários Facebook