Entrevistapersonajes

Fernando Vivas

 

Por Jorge Chavez y Julio Lossio

Lima, Marzo 2014

  • alt text
  • alt text

Comparación entre
Teatro y Televisión

“La comparación entre televisión y teatro frente al tema LTBG deja muy mal parada a la televisión. Creo que por varias razones. Una de ellas es porque la televisión es masiva y se ajusta a gustos masivos. En cambio el teatro tiene una audiencia más sofisticada, segmentaria y, dentro de su exquisitez cultural, puede ser más plural. Pero no creo que eso sea suficiente para ver la diferencia.

“Me acabas de citar varias obras de teatro en la última temporada que tocan abierta y desenfadadamente el tema LTGB y las que no lo tocan probablemente han sido escritas o dirigidas o actuadas por varios gays. Yo creo que esa segunda razón es la otra explicación: que el teatro tradicionalmente ha sido un lugar de afirmación y de refugio de la población LTGB. Por muchas razones: porque es una actividad creativa, sofisticada, con una audiencia que podía ver su trabajo y porque también hay esta fascinación con la escena y el simulacro y la performance, que para muchos gays cultos o culturosos pues, es una forma de afirmación. Y si queremos ir más allá: de repente el simulacro es parte de la supervivencia gay…

“En cambio, la televisión nunca ha sido refugio de lo liberal. Todo lo contrario, la televisión no nace tan masiva, nace dirigida para un público doméstico, para el ama de casa, nace para un segmento muy conservador. Y todavía la televisión arrastra eso. Ahora claro, con el tiempo y la cantidad de canales y de programas también puede haber, y se puede reclamar, espacios segmentados donde temas gays, conductores gays, y la presencia de lo LTGB sea más visible.

“Ahora, el problema LGTB en la televisión, de lo que hay que quejarse, no es de la visibilidad, porque los gays son visibles, sino de la forma de esa visibilidad. Suelen ser personajes muy estereotipados puestos para el escarnio. Y aun las aproximaciones que se jactan de ser serias adolecen de ello.”

Al Fondo Hay Sitio

“Al Fondo Hay Sitio arrastra esa tara. Pero ahora ya lo discutimos, lo problematizamos. Ahora ya los propios productores, que pueden ser muy conservadores y hasta homofóbicos, cuando tocan el tema por lo menos lo piensan dos veces. Tal vez tras pensarlo dos veces vuelven a incurrir (sonríe), pero lo piensan y alguna queja reciben, algún comentario.

“Al Fondo Hay Sitio es la ficción más importante del país por lo que vale la pena discutirla. Genera audiencia que puede llegar en una emisión a dos millones y medio de personas. Y esa masividad no es comparable con nada, con nada. Ni con redes sociales, ni prensa escrita. Dos millones y medio y hasta tres millones de espectadores viendo a la vez un programa.

“Y la temporada pasada de Al Fondo Hay Sitio incluyó a dos gays que se hacían amigos de dos machistas que eran Pepe y Tito. Pepe y Tito supuestamente eran muy bien pensantes, muy ingenuos y no se daban cuenta que sus amigos eran gays. El sobrino de ellos, más sagaz, sí se daba cuenta. Y le dice: “tío, pero no se dan cuenta”. Y lo llevan a jugar futbol y de pronto en la cancha se dan cuenta que todos eran gays. Y el árbitro sí era muy amanerado, a diferencia de los amigos y por eso Tito y Pepe no se daban cuenta. Entonces ahí había una comedia con estereotipos. Recuerdo, yo lo he discutido con Efraín Aguilar, el productor, de modo que me consta, que me consta que Efraín ha tenido que problematizarse el tema porque yo se lo he problematizado y en la entrevista hay unas tres, cuatro preguntas sobre el tema. Y él me dice que no tenía mala intención pero que iba a reflexionar sobre el tema y que iba a volver sobre el tema en esta temporada, en la sexta temporada (que empezó el 3 de marzo).

“Y se defendía, como muchos que siempre se defienden, diciendo “No, yo no soy homofóbico y la prueba es que…”. Y la prueba en su argumentación es que él fue el que trajo al primer gay a la televisión peruana que fue Gal Matarazzo, trans brasilero. Creo que en los 70 u 80... Debe haber sido en los 80 porque en los 70 se me antoja impensable que lo haya hecho. Y Efraín también, defendiéndose, decía que él promovió mucho la fama de Coco Marusix en la televisión.

“Pero bueno, que se defienda significa que hay un razonamiento. Podemos no coincidir con los argumentos pero la actitud de defenderse es que ya hemos avanzado en algo.”

Programas de concursos

“Pero preguntémonos también por la televisión de entretenimiento. Donde los concursantes, los participantes de los concursos -que no son estos personajes efímeros, sino los que se quedan por una temporada o más temporadas-, ahí no hay gays. Ahí sí podemos hablar de una exclusión. No de una mala inclusión. Por ejemplo el Gran Show, Bailando por un Sueño, que son de los realitys de competencia musical de más largas temporadas. Y que es un programa que, en la lógica televisiva de Gisela Valcarcel, siempre busca elementos externos para generar polémica -esos programas viven mucho de la polémica-. No ha habido ningún gay. Yo se lo he reclamado de hace temporadas. “Porqué no pones un gay”. Hasta he llegado a decir y lo sostengo: “Gisela Valcarcel eres homofóbica”. No por lo que haya dicho o haya hecho sobre los gays, hacia sus derechos o nuestros derechos. Sino porque no le da la gana [de poner un gay en su programa], a pesar que sí conozco gente que se lo ha planteado. Si gente de su equipo sé que lo ha planteado, lo han evaluado, pues no lo ha hecho. Han bailado discapacitados, han bailado obesos. Han bailado todas las razas sociales, en ese sentido su show ha sido bastante democrático. Han bailado todas las regiones del país. Pero no le da la gana. Incluso hay alguien que se ha quejado de que ha estado planteada, de que ha querido bailar y que no le han escogido. Que es Naamin Timoyco. Naamin Timoyco por ejemplo, se ha quejado de eso. Ahí hay un problema de exclusión evidente.

“Como lo hay en los realitys juveniles de competencia dura que son el fenómeno actual de la televisión, que tienen una sintonía juvenil maravillosa. Combate, Esto es Guerra, Titanes. No hay gays que lo hagan. Y se promueven los romances straights. Sería extraordinario que haya un romance gay.”

Gisela Valcarcel

“Gisela Valcarcel ha regresionado. Posiblemente en su juventud, que ha estado en un ambiente rodeada de gente muy diversa, no lo era tanto. Pero con el tiempo ella cree que su ascenso social tiene necesariamente que ser conservador. Desgraciadamente. Ya tiene ese chip y no se lo va a sacar. Y ahora es incluso medio evangélica…

“Gisela, por ejemplo, hace un par de temporadas, hizo un juego que me pareció terrible, que yo denuncié. En su jurado puso a Carlos Cacho y a Phillip Butter. Y su idea, me pareció obvia, era poner a Cacho para que Phillip Butter le haga bullyng homofóbico y Phillip no lo hizo. Eso demuestra que Philip Butter ha aprendido y Gisela no. Hay que reconocerle eso a Phillip. Philip no lo hizo y estoy seguro que esa era la idea. Sé leer las intenciones en televisión y esa era la idea.”

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • alt text