Entrevistapersonajes

Fernando de Luque

 

Entrevista: Julio Lossio

Lima, Marzo 2014

  • alt text
  • alt text

Fernando Luque tiene sólo 20 años. Saliendo del colegio (la Inmaculada) entró al taller de Roberto Ángeles. Mientras hacía el taller, en paralelo, estuvo un año en la Universidad de Lima; iba a comunicaciones pero se trasladó a la Católica para estudiar filosofía. Pero luego de un año y medio tuvo que dejarla por que “en el teatro empezaron a aparecer oportunidades muy interesantes”.

Y realmente interesantes. Terminado el taller, Roberto Ángeles le dio la oportunidad fantástica de hacer Laberinto de monstruos (marzo-mayo 2012) en el Vargas Llosa. Luego vinieron Newmarket, Cinco mujeres con un mismo vestido, la primera temporada de Una noche con Groucho Marx. En el 2013: Corazón Normal, Ricardo III (en La Plaza, dirigida por Chela de Ferrari), y Viaje de un largo día hacia la noche (en el CCPUCP, dirigida por Roberto Ángeles). Y en el 2014 segunda temporada de Ricardo III, segunda temporada de Una noche con Groucho Marx y ahora Eclipse Total.

¿Cómo preparaste el personaje?

La primera vez que escuché de Rimbaud fue hace un año y medio más o menos que me regalaron un poemario suyo que se llama “Una temporada en el infierno” que es su poema más celebrado. Que es un poema de 60 páginas partido en 5 capítulos creo. Lo leí pero a decir verdad no entendí mucho, fue un choque un poco extraño, no entendí a qué se referían varias cosas y no lo terminé. Pero me dejó interesado porque a pesar que no entiendes algo sientes que hay algo atrás. Bueno lo dejé y luego apareció esta oportunidad de interpretar al personaje. Y sí empecé a investigar más a fondo. No solo leía los poemas sino los análisis literarios de la obra de Rimbaud. Y además leí la biografía y ahí sí finalmente, creo, habré comprendido mucho más las ideas de Rimbaud y su lírica.


¿Rimbaud ama a Verlaine?

Creo que definitivamente hay mucho aprecio. Rimbaud cuando era más chico todavía, cuando tenía 14, 15 años, despreciaba a la mayoría de los poetas de su época salvo a Verlaine y a alguien más que no era muy relevante en ese entonces y él decía que Verlaine era de los pocos poetas contemporáneas que tenía una idea clara de lo que debía ser la poesía. En ese sentido admiraba a Verlaine y a su obra. Yo creo que eso fue el primer acercamiento a ese personaje. Obviamente luego se encuentra con un tipo al cual puede seducir, al cual puede corromper y además un tipo que lo puede mantener, que lo puede acompañar en sus aventuras y ser su cómplice. Yo creo que Rimbaud se enamora de las circunstancias que le ofrece Verlaine, no tanto de él como él mismo sino de toda la experiencia que es estar con él, compartir sus opiniones sobre la poesía, compartir el escandalizar a todo París, compartir la autodestrucción de uno mismo -que él lo consideraba como parte intrínseca de su obra poética-. Entonces creo que más que enamorarse de Verlaine como Verlaine solamente, se enamora de todo lo que representó esa época en su vida. Obviamente se mezclan sentimientos, pero no creo que haya estado totalmente enamorado de él.

Verlaine sí estaba enamorado.

Sí, al menos por lo que pinta la obra y por lo que entiendo de la biografía, Verlaine sí perdió más el control.

Cada vez que veo una obra que tiene temática gay y hay un beso en el escenario hay como una reacción en el público, hay como un murmullo ¿Tú has sentido eso?

No tanto en esta obra. Yo estuve en otra obra, en Corazón Normal, que también trataba la temática gay y mucho más directamente. Porque esta obra trata de una relación homosexual pero Corazón Normal hablaba de lo que es ser gay y había un beso ahí también que lo ejecutaban Romulo Aseretto y Paul Vega y recuerdo que había mucho mas alboroto. Yo recuerdo que era más de lo que yo siento aquí, porque cuando ocurre el beso entre Fabrizio y yo no siento eso de “ah ah” cosa que sí sentía mucho más en Corazón Normal. Creo que se va reduciendo, en ningún momento nadie me ha comentado “por qué has hecho eso” o me ha reprochado el que yo haga un personaje homosexual. Yo siento que va disminuyendo y que va desapareciendo en el tiempo. Obviamente quedan rezagos de un conservadurismo como latente pero estoy seguro está disminuyendo y que no va a regresar.

¿Esta escena del beso fue una escena difícil de actuar? ¿Cómo se prepara una escena así?

En todas las escenas donde hay un contacto físico entre los actores, así sea entre hombre-hombre o mujer-hombre o mujer-mujer, se reserva la parte del contacto para el estreno, para los últimos ensayos. Lo que se trabaja, y que es lo principal, es el texto, los movimientos. Y cuando finalmente va a haber el contacto pues se finge y los ensayos se llevan para otro lado y finalmente en el estreno con toda la fuerza de la energía del estreno ya ejecutas toda la acción como debe ser. En ese sentido esa escena se trabajó así, o sea hacíamos toda la escena completa, con todos los movimientos que fueron desarrollándose a lo largo de los muchos ensayos y finalmente cuando llegaba el momento del beso pues no lo hacíamos, acercábamos las caras nada más. Finalmente cuando ya llegaba el estreno hubo un ensayo en que ya decidimos que había que hacerlo y lo hicimos, lo limpiamos, marcamos cómo debía ser, todo muy técnico, en realidad no es gran cosa.

¿Cuál es la parte el texto que más te ha gustado, que te parezca más importante?

Hay una frase que me parece que resume su actitud y todo lo que es él. Tiene un monólogo en el que dice “Yo decidí ser un genio”. Para mí esa frasecita resume en cuatro palabras a Rimbaud. Todo lo que hizo él lo decidió voluntariamente, todo lo que ha hecho es deliberado: decidió ser un genio, decidió autodestruirse, decidió corromperse, decidió ser el mejor poeta del siglo, revolucionarlo todo. Él lo decidió porque sabía que podía y sabía que tenía la fuerza para hacerlo.

¿Qué significa una obra como esta. Cómo interpretamos su relevancia?

El tema que toca la obra es universal. El amor. Pero el amor visto no desde un lado romántico. Visto desde otro lado que también es muy real y que ocurre siempre, que es la dependencia, la necesidad de tener a la otra persona. Y La posibilidad de que este amor no lleve a ser felices sino todo lo contrario, a la destrucción, a terminar siendo un inválido, una persona que no puede producir más porque se quedó con un vacío dada la experiencia amorosa.

¿Qué hay para el futuro? ¿Tienes actividades programadas?

Estoy trabajando en Los Hermanos Karamazov, una versión libre de Mariana de Althaus sobre la novela de Dostoievski, en la Pacífico. Después con Roberto [Ángeles] “Historia de un Gol Peruano”. Y para fin de año tengo un proyecto con Adrián Galarcep sobre la adolescencia de Vincent Van Gogh (el nombre no lo recuerdo tal cual… “Vincent… en algún lado”, [sonríe]). Estoy muy feliz porque hay propuestas muy interesantes y he tenido la suerte de trabajar con gente capísima y Roberto me ha llamado para varias obras, así que todo está saliendo bien.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • alt text