Entrevistaactualidad

CONVERSANDO CON FRÉDÉRIC MARTEL

 

AUTOR DE “GLOBAL GAY” Y “CULTURA MAINSTREAM”

  • alt text
  • alt text

¿Primera vez en Perú?
Si


¿Conoce algo del movimiento LGTB acá?
No muy bien.


Aquí los negocios LGTB, básicamente las discotecas gays, están dispersos. No hay, como las llamas en el libro, un gayborhood. Como si fuéramos una ciudad posgay. Pero prevalecen fuertes restricciones culturales y sociales. Sin contar la falta de una legislación que proteja derechos fundamentales de la población LGTB. Qué opina sobre esta contradicción.
De una manera es una excepción, una paradoja a lo que he dicho en los libros. Hay muchos casos particulares, singulares. Pero, aunque el libro se llama Global Gay, una de sus conclusiones es demostrar que más que un “Global Gay”, existe un “Local Gay”. Y que por todas partes es particular y singular.


Hasta qué punto resultó positivo (o no) el gran revuelo que se produjo en Francia justo antes de la legalización del matrimonio gay. Hemos contemplado atónitos que la Francia que tradicionalmente había sido defensora de los derechos homosexuales se mostraban más como un país homófobo.
Hay un fenómeno muy importante ahora:  Hay varios países del sur como Argentina, como Sudafrica que han estado adelantados, en la vanguardia, de los derechos de la comunidad gay. Al mismo tiempo en España, en Francia, en Bélgica, en Holanda se ha votado esta ley y ha sido promulgada por más de cien diputados. Hay miles de personas en las calles contra la ley pero Francia tiene una población de 65 millones de habitantes. Francia no es un país homofóbico  sino al contrario. En países como España, en Brasil en este momento, hay un debate con resistencia. Es cierto que Francia ha estado en retraso con respecto a la ley del matrimonio pero porque estaba más a la vanguardia de la unión civil.


Aquí tenemos importantes centros de investigaciones sociales pero ninguno trabaja el tema de la diversidad sexual, las ciencias sociales en el Perú han ignorado este tema. Quisiera que nos diga por qué es importante que la sociología, en general las ciencias sociales, estudie la diversidad sexual y su impacto en un país. ¿Ayuda a entender el propio país?
Si. He escrito tres libros sobre la cuestión gay. Entonces, por definición pienso que es un tema que aparece como si fuera un tema menor pero es muy revelador de la evolución de un país. El avance en los derechos de homosexuales y lesbianas  es un buen resumen de temas que son más amplios. Se puede ver cómo un país evoluciona a través de este tema. En el Perú hay que tomar en serio este tema.


Cómo ve el papel que puede jugar la Iglesia Católica con el papa Francisco. Qué se puede esperar del Sínodo sobre la Familia que se está realizando actualmente en el Vaticano.
Nada. La Iglesia está en una esquizofrenia frente a la homosexualidad que es totalmente inadmisible. En las Naciones Unidas, en el 2008, el Vaticano ha votado con Irán, con Arabia Saudita, con Egipto y con Siria para penalizar la homosexualidad. En África, particularmente en la África Anglosajona, pero también en la Francófona, la iglesia ha hecho campañas de homofobia bastante radical. Lucha siempre contra la lucha contra el SIDA.
Ha habido muchos sacerdotes homosexuales. La más grande discoteca gay de Italia, de Roma, es el Vaticano. Esa esquizofrenia es inadmisible. Esa es la razón por la que la pedofilia es fuerte en la iglesia. En Chile en Brasil, en Mexico, en Colombia se ha visto que la pedofilia está dentro de la iglesia. Y la razón de esta pedofilia es muy simple: el rechazo a los matrimonios de los sacerdotes, la esquizofrenia sobre la homosexualidad. El nuevo papa puede declarar lo que desee, pero la cuestión real es cómo va a cambiar todo esto.


Cómo conseguir en este mundo globalizado mayores derechos para la población gay. ¿Hay alguna “presión sutil” que pueden hacer los organismo internacionales?
Las Naciones Unidas, con Ban Ki-moon, el Consejo de los Derechos Humanos, Amnistia Internacional, l comité por los refugiados hacen ya muchas cosas. Yo he rodado una película con una adaptación de este libro que ha obtenido un premio de Naciones Unidas. Tiene el mismo nombre “Global Gay”. Ha salido este año. Ha sido filmada para la televisión francesa.
No quiero inquietarlos, pero depende de cada país el luchar por esos derechos. Ahora hay un momento internacional en el mundo, en particular sobre el matrimonio, y es necesario que el Perú se comprometa con eso.


Hay en el Perú grupos evangélicos que gastan una buena cantidad de dinero para combatir mayores derechos LGTB. [Le muestro la foto que aparece en el número 3 de CD, página 31, donde aparece uno de los paneles colocados por una iglesia evangélica: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación. Levítico 18:22”] Estos avisos se han puesto en varias partes del Perú. Cómo luchar contra estos grupos evangélicos quizá financiados por sus sedes norteamericanas. Y porqué tanto dinero gastado por estas iglesias para combatir la comunidad gay. ¿Es una forma de fortalecerse interiormente al tener un amigo común? ¿La campaña anti gay vende? ¿Les consigue más fieles?
Es una batalla, hay que realizar la guerra a través de medios democráticos, hay que denunciar la hipocresía, la esquizofrenia. Entre las tres organizaciones más importantes evangélicas de los Estados Unidos eran llevadas a cabo por pastores evangélicos homosexuales y que han sido denunciados por la gente que ellos mismos prostituían. Hay un pastor homosexual que prostituía y que al mismo tiempo tenía un discurso muy homofóbico y se ve cuan inadmisible es esto. Yo creo que las fuerzas sociales deben oponerse a otras fuerzas  sociales. Por otro lado, los organismos de los Estados Unidos no deben financiar aquí esta actividad.


La Biblia, se puede utilizar para decir todo y su contrario. Hay numerosos pasajes de la Biblia que contradicen lo que dice en otros pasajes. Yo prefiero el Nuevo Testamento al Antiguo Testamento. Hay palabras de la Biblia que hablan de la tolerancia, el respeto a las diferencias. Entonces es inadmisible utilizar a la Biblia en propagandas que son anacrónicas. Es traicionar a la Biblia, es mentir, es traficar y transformar, el utilizar formulas así.
Esta revista está enfocada en el tema cultural, trata de visibilizar las expresiones artísticas y culturales de la comunidad LGTB y sus vivencias. En ese sentido ¿Cual puede ser el rol de los promotores culturales para conseguir mayor tolerancia?
Es una buenísima pregunta, yo pienso que la evolución de un país es resultado de fuerzas múltiples. La acción de los militantes es muy importante. Y los defiendo mucho. Pero también tiene que ver la televisión, la cultura, la internet, los políticos. Desde ese punto de vista la decisión de Carlos Bruce es extremadamente valiente y positiva. Yo creo verdaderamente que todos estos fenómenos pero los bares, los restaurantes, los organismos internacionales, los intelectuales, los académicos, todo esto va hacia la creación de un movimiento más fuerte que pueda obtener estos derechos. Estoy persuadido que la cultura, la publicación, el teatro, el cine, juega un rol importante.


Desde la publicación del libro el 2013 hasta hoy, como ve lo que ha ocurrido en las Naciones Unidas sobre la defensa de los derechos LGTB. En particular qué opina de la resolución de protección a la familia que aprobó el Consejo de Derechos Humanos, en junio del 2014 que fue celebrado aquí por grupos evangélicos como un triunfo.
El movimiento homosexual que ha sido históricamente hostil a la familia ya no lo es. En los Estados Unidos en Francia en los años 70 se criticaba mucho a la familia patriarcal y rechazaba el matrimonio. Hoy ya no es así. Ahora los homosexuales respetan a la familia. Se quiere que también los homosexuales puedan casarse, adoptar niños, nosotros no somos hostiles a la familia. Si se utiliza a la familia contra los homosexuales esto merece ser denunciado.


Qué se espera en el futuro próximo de las Naciones Unidas.
Hoy se ha pasado de un discurso en las Naciones Unidas de indiferencia, de rechazo -hablando de los derechos de la población LGTB- a un discurso hecho por el secretario de las Naciones Unidas en defensa de los derechos de la comunidad LGBT. Es un progreso muy grande. Pensemos que para alguien como Ban Ki-moon, de Corea del Sur, no es muy común que cambie su criterio. Es el reflejo de una evolución personal. Las Naciones Unidas es un organismo muy complejo, donde hay fuertes oposiciones. Pero globalmente el movimiento evoluciona.


Me sorprende su optimismo respecto a que los homosexuales podamos aportar en la creación de contenidos para hacer de una ciudad, una ciudad creativa, como dice en estos dos libros. Me gusta esa idea pero no termina de convencerme. Un contra ejemplo es Europa donde se encuentra una declinación en sus exportaciones de contenidos culturales pero mejoran las condiciones de los homosexuales. ¿Asume quizá que todo gay o la mayoría es creativo, innovador, culto, talentoso?
Como en todo grupo, como en toda evolución social, yo diría que no hay exactamente una élite que toma el liderazgo. Pero si uno saca, a los homosexuales de Francia, del cine, de la música, de la danza,  de la literatura, del teatro, ya no existiría mucha cultura en Francia. El rol es muy importante en Europa, igual en los EEUU, en todas partes. Yo no digo que la cultura es solo para los homosexuales y no digo tampoco que todos los homosexuales se dedican a la cultura, pero es claro que hay una sensibilidad, una estética que hace que el combate de la comunidad gay pase por la cultura. Y es sobre todo un argumento eficaz.
Yo les he dicho a los responsables en la China que no pueden tener una Cultura Mainstream si son hostiles a los homosexuales.
Es una adición al combate. No es por supuesto a través de los libros o el cine que uno lo va  a lograr. Pero también.
En el mundo árabe es tan difícil luchar por los derechos de la población gay, que esto pasa más por las series de televisión, por el cine, por el talk show, por los libros y teatro, no hay más. Se utiliza lo que se puede.


En este libro se menciona muy poco la transexualidad. Básicamente lo que sucede en Irán, en Cuba. ¿Alguna cosa más ha encontrado sobre la transexualidad en el mundo?
Lo que es cierto es que el libro es una investigación en el terreno. Trabajo con información de primera mano. Cuando he encontrado a transexuales no puedo hablar mucho sobre eso. Hay varios transexuales en el libro. Particularmente hablo sobre lo que ocurre en Irán. Pero es verdad que se ha concentrado más sobre los gays y las lesbianas. Habla muy poco de bisexuales, de intersexuales, de los “questioning” [heterosexuales que dudan, que se preguntan]. Soy hostil a la compartimentación de lo L, lo G, lo T, lo B, lo Q, lo I. Habrá siempre alguien que diga que no está representado en esto. Es por eso que yo prefiero el término “gay” como algo genérico y el término latino “diversidad sexual”.
Esta es la lucha por el respeto a la diferencia de lo que yo llamo las identidades múltiples. Yo no quiero estar limitado a los compartimentos puestos en una caja, en un nuevo closet que es una identidad cerrada. Yo soy francés. Vengo del sur de Francia. De una cultura particular, soy un profesional, un  intelectual (entre comillas), soy gay, soy periodista, vivo en París. Todas estas son identidades diferentes y no quiero que me pongan como una sola identidad. Todas esas identidades múltiples forman mis ideas, mi recorrido.  No me gusta que a la gente le pongan etiquetas,  hay que avanzar sobre eso. Yo no quiero estar etiquetado como lo G de la LGBT. Yo asumo el hecho de ser homosexual. No e s para mí un problema. Pero no quiero que me identifiquen así, solo como la letra G de lo LGBT.


Actualmente vemos que una de las luchas más importantes es el derecho a la parentalidad, a poder tener hijos. Ahora mucho se cuestiona que los homosexuales puedan tener hijos ¿Es un derecho?
[Piensa unos segundos]. Sí, es un derecho.


Porque el derecho a tener hijos implica técnicas que pueden ser complicadas.
Si, la adopción.


La adopción me parece bien pero y los otros métodos.
Ese es el debate que se hace en Francia, de las madres de alquiler, pero eso no es un tema gay. ¿Se puede concebir un hijo de una madre de alquiler? El debate es complejo, es un debate sobre la libertad de las mujeres. Hay que considerar que hay que autorizarlo o prohibirlo, pero esto concierne  a todas las parejas, homosexuales o heterosexuales, es un debate ético que no está vinculado al tema homosexual. Si Ud. dice que no debe haber madre de alquiler, lo que entiendo perfectamente, pero entonces habría que prohibirlo para todos.
Comprendo que por temas éticos se quiera limitar esto, porque es algo muy complejo. Ud. tiene una mujer que va a tener un hijo que no es suyo, que no lo conservará y a menudo va a ser pagada, con todos los problemas de explotación del cuerpo de la mujer. Es un debate que debe ser llevado a cabo. Es un acto de verdadera generosidad de una mujer que acepta llevar el hijo de una pareja homosexual. Pero todo lo que va a constreñir a las mujeres a ser explotadas para ganar dinero, para llevar un hijo es muy criticable. Pero está esto desvinculado del tema homosexual, en cambio en lo que concierne a la adopción no hay ningún estudio serio o hay muchísimos estudios, pero no existe la prueba que un niño es mejor educado si es criado por una pareja homosexual o heterosexual. Hay muchos niños mal educados criados por parejas heterosexuales.


En Valencia, España, se está preparando el Congreso Internacional de Educación Artística y Diversidad Sexual. Qué opina sobre la forma más idónea para introducir las cuestiones de derechos LGTB en las escuelas de primaria y secundaria.
Soy muy moderado. Soy muy prudente. Vengo de una  familia que es muy respetuosa del debate público, del pluralismo. Comprendo las inquietudes que pueda tener la gente. No hay que provocar y no hay que obligar. Al mismo tiempo es en el colegio que la tolerancia se aprende. […]Hay que aprender esto, y esto pasa por formas de enseñanza muy abiertas sobre este tema.

Entrevista realizada el 7 de octubre del 2014 en Lima, Perú.

Publicidad

  • alt text