Entrevistaactualidad

La dama de hierro

 

entrevista Julio Lossio

fotos César Chávez

  • alt text
  • alt text

En un resultado de lo más sorprendente, el Coronel PNP (r) Elidio Espinoza Quispe, líder del Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez, ganó la alcaldía de Trujillo. La campaña del partido de Espinoza se caracterizó, además, por la apertura a la diversidad, representada en su candidata a regidora por el distrito de La Esperanza, Luisa Revilla que resultó finalmente electa.

Luisa Revilla es una mujer transgénero, tiene 43 años y le gusta vestirse de manera informal. Terminó sus estudios de Profesora de Ciencias Sociales en el Instituto Pedagógico y de Relaciones Públicas en el Tecnológico Sagrada Familia. Tuvo diversos trabajos hasta que en el 2000 se independiza y pone un negocio de Internet. Paralelo a ello colaboró en Caritas, fue dirigente vecinal y secretaria de imagen institucional de la organización TLGB Igualdad de la Esperanza. En el 2009 conoce al Coronel PNP (r) Elidio Espinoza quien, en el 2013, la invita a una Secretaría en el área de Proyección Social. Poco después es elegida Secretaria General del Distrito de La Esperanza. Y Crónicas de la Diversidad conversó con ella.

¿En qué momento pensó en tener una carrera política?
Nunca. Ni cuando el Coronel me invita a participar, tampoco. Un día me acerco a una reunión de la RED TLGB Trujillo y les digo: “Miren, estoy trabajando para un movimiento y está fuerte, si yo sigo en la secretaría encargada de proyección social, podemos hacer algo que tenga que ver con nosotros”. Pero ellos me dicen: “Mira Luisa, muy bien todo lo que tú digas, pero de los partidos políticos estamos hartas porque solamente nos utilizan. Bien por ti que profesionalmente de repente puedes avanzar, pero nosotras qué seguridad tenemos de que pueda haber un apoyo, una ayuda verdadera, si tanto hablas del Coronel, entonces dile que te dé un espacio político, porque lo que nosotras tenemos que hacer es incidencia política”. Y yo: “¡Oh!”. Justo en ese tiempo me eligen como Secretaria General del distrito y cogí más fuerza. Comenzaba la etapa de ver perfiles para los candidatos y al anterior Secretario Distrital lo ponen como número 1 y yo, que era la actual Secretaria Distrital, tenía el número 3. Pero por cosas del destino, el que era el anterior Secretario Distrital se retira y, el del segundo lugar, al Coronel no le agradaba, y a mí el Comité me pone en el número 1. Pero para mantener ese número 1 me ha costado porque siempre aparece ahí un homofóbico, la envidia, el egoísmo.

¿Y cómo fue la campaña?
¡Qué miedo! Tenía vergüenza. Mira, acá hubo un señor, Edinson Guevara, que era de un periódico, La Última creo, que me sacó, como intimidándome, un titular así: “¿Regidor o regidora?”, o qué tenía yo que el Coronel me había puesto en el número 1. El Coronel a mí no me ha puesto en el número 1, fue la autonomía que tuvimos como comité que hizo que se eligiera los representantes. Esa fue la única persona que me intimidó o discriminó. Pero a raíz de ello la prensa se portó muy bien conmigo. Me han dado espacio en todos los programas televisivos: Exitosa, Canal 41, América, Panamericana, Sol TV, etc.

¿En las entrevistas le preguntaban por su identidad?
Por supuesto: “Pero en tu DNI dice Luis Revilla”. “Obvio”, le digo, “ése es mi sexo: masculino, pero yo me siento una mujer y mi identidad de género es femenino y tú tienes que decirme tal como me ves”.

Entonces de paso ha educado a toda la población.
Si, exactamente [ríe]. Ahora en Cartavio me pidieron mi DNI: “¿Usted es el señor Luis Revilla Urcia?” dijo la Fiscal. Y le digo “señora discúlpeme, de repente usted ignora, pero le voy a ilustrar en esto. Mi DNI dice Luis Revilla Urcia, pero usted cómo me ve, yo soy una mujer trans, soy una mujer transgénero”, “ah [sorprendida], bueno no lo sabía y entonces ¿cómo desea que lo traten?”, “como Luisa Revilla”, “ah, está bien, no se preocupe” [ríe]. Y el mayor de la Policía conversó con la fiscal y me dice: “Señora Luisa Revilla… ¿señora o señorita?” [ríe]. “Señora” le digo. Incluso cuando voy a ciertos lugares, “varón” me dicen, porque hay personas que de repente son evangélicos, no sé. Y le digo: “Discúlpame, ¿no te han capacitado para que tengas un mejor trato a todas las personas? ¿Un mejor léxico? Yo soy Luisa Revilla, soy una mujer transgénero”. ¡Y es que se tiene que educar! Y cuando me entrevistan dicen: “Pero mira que la gente dice que cómo va a ser posible, que tú te vistes de mujer, qué ejemplo le vas a dar a la gente, a los niños”. “Ah, perdona”, le digo, “tener una educación, tener buenos valores no tiene nada que ver con la identidad de género. Enseñarle todo lo bueno, lo malo, lo feo, lo bonito, todo lo que es orientación, enseñar los valores, a no delinquir, a no robar, enseñar a respetar… teniendo la sociedad estos principios, estos valores, nosotras no tenemos nada que ver con la mala formación que puedan tener ellos”.

Una cosa que ocurre en general es que la población LGTBI no tiene un voto único sino que se dispersa entre muchos candidatos, ¿acá cómo fue?
Yo creo que, de toda la población LGTB, más o menos un 60% me ha dado su apoyo, hay mucha aceptación. También debo agradecer a PROMSEX que gracias a las capacitaciones que nos dieron me fortalecí, y sé que no estoy sola, sé que hay personas que me respaldan. Un agradecimiento de verdad para PROMSEX y a todo su equipo y a todas las organizaciones hermanas de todo el Perú.

¿Cómo la recibió su familia?
Mi papá me fue a buscar cuando supo que yo era una regidora electa. Me fue a saludar, fue a darme su apoyo. Me sentí muy contenta, creo que eso me faltaba para sentirme totalmente contenta. Mis hermanos fueron a visitarme a mi casa. Sentí sus abrazos, los deseos sinceros de mi familia. También recibí llamadas telefónicas de tíos que viven en Lima, la mayoría de mi familia vive en Lima, viven también en Chiclayo, recibí de todos. Me sentí muy respaldada con ese calor familiar.

¿Tiene alguna meta?
En el momento que yo reciba mi credencial voy a ir a ver al alcalde de La Esperanza, Daniel Marcelo Jacinto, que es el alcalde reelegido, y le diré que mi trabajo será apoyarlo cuando vea las cosas correctas. Y cuando no vea que las cosas están bien, fiscalizar. Lo que yo quiero es que el pueblo gane. Estoy convencida que la delincuencia, el sicariato, el pandillaje es producto de que las autoridades no han tomado interés en la gente.

¿Algo más que quiera decirle a la comunidad LGTBI?
Que así como yo pude hacerlo, lo pueden hacer muchas más. Solamente se necesita ser perseverante, luchadora por tu causa, sentirte segura de lo que eres, prepararte y leer mucho. Y seguro que en estas próximas elecciones no solo habrá una Luisa Revilla, van a haber varias chicas y chicos también. Y aquí, la ciudad más conservadora del Perú, Trujillo, está dando ejemplo de respeto y de oportunidad para todos.

 

 

Publicidad

  • alt text