Entrevistapersonajes

¿Quiéres estar conmigo?

 

Por Julio Lossio

Lima, Mayo 2014

  • alt text
  • alt text

Todo lo que hayas leído o escuchado sobre esta obra queda corto. Nada puede anticipar el placer que sientes al verla y la cantidad de emociones que te recorren en sus dos horas, sin pausa.

El texto (escrito por Augusto Cabada y Roberto Ángeles) debe estar en el top ten de la dramaturgia peruana porque es impactante, las partes de humor están extremadamente bien logradas y el drama se desarrolla con naturalidad en un lapso de 10 años (1978-1988) hasta el triple clímax final que, aunque anticipados (la frustración del amor que no puede ser, la confrontación con la homosexualidad y el descubrimiento de la infidelidad), te deja al borde del llanto al unirlo inmediatamente con los recuerdos de la fiesta de promoción, cuando todo era perfecto, la amistad era para siempre y los sueños aún se podían cumplir.

Fue representada por primera vez en 1988 (con la actuación nada menos que de Susel Paredes como Charo, la de mayor compromiso social del grupo). Reescrita y reestrenada en 1994. En ambas temporadas dirigida por Roberto Ángeles. Es la historia de 9 limeños acomodados (“nosotros no tenemos que matarnos para salir adelante, nosotros ya nacimos adelante”) a lo largo de 10 años en la historia del Perú. Historias de amor enmarcadas por la historia política de un país que parecía hacer inútiles cualquier esfuerzo por querer mejorarlo. Bob Dylan, Mocedades y Fruko y sus Tesos se combinan con imágenes de un país que se cae a pedazos. “La década perdida” llamaba Francisco Durand a su libro sobre los años de 1970 a 1980, sin saber que lo que vendría después sería mucho peor.
¿Sobre los personajes LGTB? Aman y se complican como los demás. Sin distinción.

Uno frívolo el otro comprometido. Cosa natural. Uno liberado el otro… aprendiendo a serlo. Pero en ese aprendizaje hace daño. El acierto de Cabada y Ángeles es mostrarlos como una pareja más, sin muchos aspavientos ni demasiadas reflexiones al asunto. Solo son.

Muy buena obra en el MALI, dirigida por Sergio Llusera. Que no pasen otros 20 años para volver a verla en Lima.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • alt text