Entrevistapersonajes

Luis Ureta en busca de una galería
de mente abierta

 

Entrevista: Julio Lossio

  • alt text
  • alt text

Su infancia

“Fui un niño como cualquiera, con un hogar integrado, padre y madre. Porque hay personas que piensan que si uno opta por una homosexualidad es porque hubo una carencia y no, no la ha habido, mis padres estuvieron unidos. Somos tres hermanos, y mi padre siempre supo que uno de sus hijos no era igual a los otros dos”.

Sus padres

“En los 80 las cosas no eran como suceden ahora... en esa época las cosas no eran tan sencillas. Yo tuve muchas tensiones familiares. A veces mi padre tenía actitudes conmigo por que se daba cuenta de que yo no era igual a los otros hijos, porque me veía amanerado, me veía afeminado, o porque no sabía cómo tratar el asunto.”

“Mi padre ya hace 16 años falleció y, antes de fallecer, yo tuve la oportunidad -una semana antes o diez días antes que mi padre falleciera- de ver una película, La Vida En Rosa, es de un niño que desde pequeño quiere ser mujer. No era mi caso porque yo nunca he querido ser mujer. Sino que recién me di cuenta, cuando vi al padre y a la madre de este niño en la película, lo terrible que había sido para ellos. Me pude poner en los zapatos de mi papá. Pude darme cuenta que a un hombre, de una crianza machista, de un colegio religioso, que había estado en el ejército, le había salido un hijo maricón. Y él se daba cuenta y no podía hacer nada. Y cuando diez días antes, conversando con mi padre, después que había visto la película y yo había entendido un montón de cosas, le pregunto ‘papá, cómo has hecho’ y me dijo ‘yo los amo tanto que he tenido que aprender por el camino’ y para mí eso resolvió todo.”

“La relación con mi madre fue maravillosa, teníamos una relación de plena confianza, yo la amaba sobre todo. La extraño terriblemente, hace 4 años que ya no la tengo.”

Su pareja

“Simple y sencillamente mis padres aceptaron a mi pareja. Yo he tenido una relación de pareja de 20 años. Él iba a mi casa, y era aceptado en mi casa, y mi mamá sabía muy bien, se daba cuenta muy bien y mi papá lo presentaba como su otro hijo… Yo he tenido mucha suerte porque en algunas cosas yo he impuesto presencias.”

“Yo perdí a mi pareja. Mi pareja hace ya varios años que falleció. Él murió de cáncer. Y los últimos años, cuando estuvo delicado, yo tuve la presencia de toda mi familia. Mi familia estuvo ahí. Mis primas, los maridos de mis primas, mis sobrinos, tanto por mi lado como por el lado de él. Por eso yo digo que he sido un privilegiado porque nunca he tenido problemas con ninguna de las dos familias. La familia de él desde un principio se daba cuenta y me aceptaba perfectamente.”

Su carrera

“Yo vengo de una familia y de un apellido [Ureta] que es un apellido de gente de teatro, y gente de arte… Gloria María, Liz eran mis primas, entonces de ahí viene todo esto. Se me dio por ser actor pues. Quería estar metido en el mundo del arte, del espectáculo, quería actuar, por supuesto cuando se lo dije a mi papá, mi papá pegó el grito en el cielo dijo ‘¡No! ¡Otro actor en la familia, para que te mueras de hambre! Ni pensarlo, no, no, no, tú me estudias una carrera.‘ Y estudié una carrera, estudié relaciones públicas e industriales, lo cual es lindo: por ahí tengo el cartón guardado [sonríe]. Hice mi tesis y todo, pero cuando terminé de estudiar le dije a mi papá ‘Bueno, ya terminé de estudiar, ahora quiero estudiar teatro’. Teatro y dirección. Y entré a estudiar teatro en la Escuela de Teatro de la Universidad Católica. Cuando terminé la carrera se me presentó la oportunidad de estudiar una beca afuera, me fui a estudiar a Barcelona y después de haber estudiado seguí viaje a visitar a un pariente que vive en Italia y en Italia es que tengo la oportunidad de retomar la carrera [de artes plásticas]. Y me quedo allá a trabajar y estudiar.”

“Yo fui un artista que empecé a exponer afuera y después me vine acá.”

“Regresé en el año 90, en el cual hice una de mis primeras exposiciones en el Juan Parra del Riego que en esa época lo administraba Piero Solari.”

“Y siguieron las exposiciones…”

La exposición homoerótica

“Yo dije ‘quiero hacer una exposición que sea para que la gente vaya asumiendo, que se vaya dando cuenta que nosotros no somos invisibles’. Y eso fue hace dos años y medio cuando todavía no había este rollo de la unión civil, que ha hecho que la gente vaya evolucionando y vaya ampliando un poco su cabeza. Y entonces comencé a hacer la exposición, comencé a pintar, hice la serie. Tengo 15 cuadros. Y conforme iba avanzando iba buscando espacios porque acá siempre en nuestro país tienes que buscar espacios con un año de anticipación.”

“En el 2012 empecé a ver espacios y, por supuesto, yo iba, y había terminado una exposición que había sido exitosa, conocían parte de mi trabajo que era escultura y me decían ‘no hay ningún problema’, ‘ven, tráenos el proyecto’, ‘genial’, ‘lo hacemos’. Y cuando yo tenía casi el proyecto listo y tenía las fotografías y yo iba a los espacios, lo miraban y me decían: ‘Mira… Luis… estamos ahorita ocupados’… ‘este año ya está tomado…’ ‘conversamos para el otro’. Y al principio yo lo creía.”

 

“Conforme fue pasando el tiempo, empecé a pedir espacios con un año de anticipación y ahí vinieron los problemas: que ‘no’, que ‘tú sabes’, ‘este tema no podemos ponerlo acá…’, ‘el tema es peligroso’. Una galerista me dijo ‘¡Uy pero no, Luis, acá vienen niños!’”

“¿Tú crees que ahora los niños que van a esa galería no se dan cuenta de las cosas? Ahora con la internet, con las comunicaciones… ¿Tú crees que los niños son tarados? Los niños se dan cuenta. Son más inteligentes que nosotros. Y hay que decirles la verdad.”

“Los amigos y toda la gente me decían ‘¿Por qué no vas al Centro Cultural España?’, ‘Ellos están abiertos a estos temas’. Yo les decía: ‘En Lima no sólo está el Centro Cultural España’. A mí me encanta el trabajo del Centro Cultural España, la gestión que hace el director Juan Sánchez que es mi amigo, pero hay otros centros culturales, hay otros espacios y yo quiero hacer esto en un espacio de galería tradicional y pasarlo a otro espacio, de otras partes de Lima… La gente tiene que ver esta muestra.”

“Este es un cambio que tenemos que dar”

“Estamos en un mundo en el cual la gente tiene que ser más abierta a lo que está pasando, al cambio. Y este es un cambio que tenemos que dar. Sobre todo por toda la gente que se niega a este cambio. Qué ¿ellos no van a tener hijos?, ¿y sus hijos no les van a dar nietos? ¿Creen que la homosexualidad es un derecho sólo de algunos? Yo vengo de un hogar completamente constituido, eso no tiene que ver nada. La sexualidad no te descalifica como ser humano, como profesional, como hijo, como padre… Simple y sencillamente es parte de nuestra vida.”

 

 

Tandem

Publicidad

Publicidad

Publicidad

<

Publicidad

  • alt text