Lady Oscar: entre la norma y la transgresión

Lady Oscar Portada

Por Alexandra Arana Blas*

Versailles no Bara, traducido como La rosa de Versalles o Lady Oscar, es un título conocido no solo  por los amantes del género shōjo, sino también por todo otaku latinoamericano nacido antes del  2000. Presenta a Oscar François de Jarjayes, última hija del Comandante de la Guardia Imperial, y  criada como hombre para poder sucederlo.  

Así como el anime presentaba temas transgresores para la época, como el travestismo, los otakus  más jóvenes podrán encontrar en este manga varios temas refrescantes y muy actuales. Por ello, el  día de hoy presentaremos, gracias a Ibero Librerías el volumen 1 de La rosa de Versalles. 

La rosa de Versalles (volumen 1) 
Autora: Riyoko Ikeda 
Editorial: ECC Ediciones 
Idioma: Castellano 
Año: 2020 (1972-1973) 
Páginas: 208

Revisitando un clásico: antecedentes de Lady Oscar en el Perú 

Lady Oscar o La rosa de Versalles es un título que no resulta ajeno a los jóvenes otakus. Mucho  menos a aquellos que han disfrutado de los primeros animes en señal abierta ni quienes asistieron  a las proyecciones de Club Sugoi en los años 90 e inicios del 2000.  

Como parte del primer grupo, recuerdo la novedad cada vez que veía, cuando tenía nueve años, al  personaje de Oscar, allá por el 2003 en canal 5. Por esa razón, no puedo evitar la emoción al leer el primer volumen. ¿Qué se siente, ahora a mis 27 años, visitar otra vez esta historia? ¿Qué puedo  decir de nuevo sobre esta obra? 

Oscar y María Antonieta. Primera página de La rosa de Versalles, ECC Ediciones (2020).

Lady Oscar llegó al Perú en 1989, diez años después de su estreno en Japón. Se trata de una obra inserta en el género shōjo, cuyos temas no solo coinciden con las propuestas que trajo el feminismo  estadounidense de segunda ola en Japón ⎯ la necesidad de debatir sobre sexualidad, familia,  trabajo, derechos reproductivos, entre otros⎯ por los años 70. También tiene influencias del  Takarazuka Revue, un teatro conformado exclusivamente por mujeres, donde un grupo performa  un rol femenino ⎯las musumeyaku⎯ y otro performa papeles masculinos ⎯las otokoyaku⎯, y la  misma literatura de Clase S, género inaugurado por Yoshiya Nobuko en la preguerra y cuyas  historias desarrollan la relación entre chicas adolescentes en un espacio exclusivamente femenino


A la izquierda, una otokoyaku, y a la derecha, una musumeyaku. Vía: Kageki Hankyu 

Para el momento en el que Lady Oscar llegó a nuestro país, nuestra cultura no era ajena, en el  ámbito literario, al “travestismo”. Basta recordar la imagen de la mujer-varón mujer vestida con  traje de varón para poder viajar con seguridad y pasar desapercibida en la esfera pública⎯ en  algunas obras de Shakespeare como Duodécima noche, o lo que quieras, o textos del Siglo de Oro  español como la Historia de la Monja Alférez Catalina de Erauso, contada por ella misma. Este uso  del traje lo que crea es una narrativa con un cuerpo ambiguo o trans, que, a su vez, permitirá  abordar la tensión amorosa entre la mujer-varón y otras mujeres, tal y como sucede en el caso de  Viola y Olivia en Duodécima noche, y Catalina de Erauso con sus múltiples prometidas. 


Anne Hathaway en el rol de Viola, en la obra Duodécima Noche de William Shakespeare.
Vía: The New York Times 

Asimismo, se estrenó en un momento en el que el feminismo y los movimientos LGBTIQ+ en el Perú  habían cobrado fuerza. Muchas escritoras e intelectuales peruanas feministas habían unido  esfuerzos desde la década del 70 para articularse y visibilizarse en la escena literaria y crítica local. Y en la década de los 80’s se crearon los primeros grupos LGBT en el Perú, con el surgimiento del  MHOL y el GALF.  

Todo ello permitió un boom de la literatura LGBTIQ+ peruana en la década de los 90, con la  aparición de obras como Las dos caras del deseo (1994) de Carmen Ollé, Ximena de dos caminos (1994) de Laura Riesco, No se lo digas a nadie (1994) de Jaime Bayly, Efecto invernadero (1992) de  Mario Bellatin y 56 días en la vida de un frik (1996) de Morella Petrozzi. Estos presentaron  personajes con una sexualidad no heterosexual y una performance de género que cuestionaba la  dicotomía masculino-femenino.  

Finalmente, en el ámbito de la literatura, del 2000 en adelante encontramos obras que unen la  identidad queer con la identidad fan. Títulos que ejemplifican ello son Cromosoma Z (2007) de  Jennifer Thorndike, Kimokawaii (2015) de Enrique Planas y Compórtense como señoritas (2019) de  Karen Luy de Aliaga.

Para cerrar estos antecedentes, al contexto histórico-literario hay que sumarle la tendencia  homosocial y la larga tradición de colegios femeninos, masculinos y católicos en la capital. Desde  el lado de los colegios femeninos, estos fueron espacios predilectos ⎯hasta casi inicios del 2000⎯ para un sector social y económico de la población. Ellos no solamente permitieron a las jóvenes el  desarrollo de sus gustos y su personalidad sin una mirada adulta o masculina que las ciñera  siempre a los roles de género, sino también se situaba, en ocasiones, como un espacio  medianamente transgresor. Este espacio homosocial femenino, permitía, durante festivales o  celebraciones, que las chicas performaran papeles masculinos durante las obras, actuaciones o  danzas del colegio. Asimismo, tampoco era un espacio ajeno a la violencia física, psicológica o  verbal entre chicas, a diferencia del estereotipo de “inherente delicadeza” de la mujer.  

Por todo lo anterior, al espectador peruano, especialmente al público adolescente femenino  ⎯target original del shōjo (1)⎯, no le serían ajenos los temas presentes en Lady Oscar (2)

La rosa de Versalles: shōjo y transgresión 

El primer volumen de La rosa de Versalles no solo resultó transgresor en su época. También presenta  algunos temas que podrían resultar llamativos para el lector contemporáneo.  

En primer lugar, la obra presenta diversos tropos clásicos del shōjo: la madurez emocional y física  de la joven protagonista ⎯visto en María Antonieta y Oscar⎯, el desarrollo del amor heterosexual ⎯entre María Antonieta y Hans Axel von Fersen, y más adelante entre Oscar y André⎯, la amistad  apasionada entre chicas ⎯en la relación de princesa y guardián entre María Antonieta y Oscar, y  luego entre Oscar y Rosalie⎯, el principio de hermandad y la rivalidad entre hermanas ⎯visto en  Jeanne y Rosalie⎯, y la contraposición entre la shōjo y la mujer adulta ⎯en el antagonismo entre  María Antonieta y Madame du Barry (3)⎯.


La rosa de Versalles, ECC Ediciones (p. 142, p. 150, p. 180, 2020) 

En segundo lugar, de los tres personajes principales del manga, María Antonieta, Hans Axel von  Fersen y Oscar François de Jarjayes, será este último el más transgresor y que resalta las dificultades  de ser un sujeto no normativo en la sociedad. Pese a haber nacido mujer, el padre lo cría como  hombre y lo asigna como su heredero. Ello no solo le permitirá usar un traje de hombre en el espacio  público, sino también el desempeñar un rol distinto al de otras mujeres de su época. Sin embargo,  ¿ello supondrá una verdadera liberación y avance para Oscar? 

Esta imposición del padre sobre Oscar creará un sujeto queer, es decir, un cuerpo que se mantiene  en la periferia. Esto lo podemos ver en múltiples escenas del manga, como cuando decide estar al  margen en el conflicto entre María Antonieta y Madame du Barry, o cuando las damas de la corte  señalan que se casarían con ella si hubiese nacido hombre. De esta forma, podemos observar a un  personaje que es consciente de la posición ambigua en la que se encuentra. 


La rosa de Versalles, ECC Ediciones (p. 47, p. 84, 2020) 


La rosa de Versalles, ECC Ediciones (p. 94, p. 95, 2020)

Sobre la ambigüedad de su posición y el matrimonio, por un lado, el padre tiene la autoridad de  darle a Oscar un espacio que, por lo general, es vetado a las mujeres. Pero, por otro lado, la corte  de Versalles es un espacio que no garantiza la igualdad entre sus súbditos, ya que hay una distinción  de las tareas por género ⎯en su mayoría en correlación al sexo del individuo, salvo en el caso de  Oscar⎯ y no brindan una igualdad de derechos a Oscar ⎯como la posibilidad de que se case con  otros miembros de la corte⎯ por tratarse de un cuerpo fuera de la norma.  

Esto último se debe a que, en caso Oscar contraiga matrimonio con una mujer, no podría tener  hijos legítimos ⎯importante en el sistema de herencias de la corte y de las clases altas, y vital para  entender la forma cómo se concibe actualmente la familia⎯, y de casarse con un hombre no podría  cumplir exclusivamente con un rol maternal, ni cuidar del hogar ni administrar los bienes del  esposo.  

Además, Riyoko Ikeda resalta esta marginalidad, al situar a Oscar constantemente como espectador incómodo ante los comentarios que realizan las mujeres sobre su “belleza” o “elegancia” (4), o  cuando se señalan sus “cualidades femeninas”, supuestamente inherentes a su sexo. Esto nos lleva  a un tercer punto, donde es interesante cómo ⎯al menos en la traducción en castellano⎯ hay una  fluctuación entre los pronombres masculinos y femeninos para referirse a Oscar, lo cual resalta su  carácter ambiguo. 


La rosa de Versalles, ECC Ediciones (p. 84, p. 174, p. 200, 2020)

En conclusión… 

La rosa de Versalles es un shōjo que, en el primer volumen, nos presenta el crecimiento de Oscar  François de Jarjayes, quien se sitúa como un sujeto marginal y fuera de la norma. Se trata de un  personaje que vive en una sociedad clasista y conservadora, que encuentra paralelos no solo con  la sociedad japonesa en la cual nace este manga, sino también con la sociedad peruana de los años  80’s

Tal y como se señala en el artículo “Lady Oscar: cuarenta años de la serie animada que rompió  esquemas”: 

Y este poder que tiene la ficción, específicamente el manga y anime shōjo, coloca en primer plano  los problemas de la sociedad para crear una esperanza utópica en el espectador. Es decir, genera  una esperanza de cambio social, donde todos los integrantes de la sociedad ⎯sea cual sea su sexo,  género o sexualidad⎯ pueden gozar, algún día, de los mismos derechos e igualdad.

NOTAS 

(1) Entonces, vemos paralelos entre el contexto que permitió el surgimiento del shōjo y sus  espectadoras en el contexto peruano. Para más información, sobre los antecedentes y evolución del  shōjo, leer el artículo sobre Catarsis de Mōto Hagio o el video del Centro de Estudios Orientales – PUCP sobre la evolución de la literatura de Clase S al shōjo y yuri

(2) Público que, en comparación a la crítica y recepción que tuvo Ranma ½ en los 90’s, no criticó ni  satanizó a Lady Oscar. Quizás, una razón de ello, es el rechazo hacia la homosexualidad masculina y  la transexualidad femenina, en comparación al lesbianismo y la transexualidad masculina, donde la  primera fue interpretada o codificada como una amistad, y la segunda presentada como pasajera.  

(3) Lo cual corresponde también a un enfrentamiento entre la joven adolescente, quien se  encuentra en una etapa liminal donde no ha contraído matrimonio ni ha tenido, supuestamente,  relaciones sexuales, y la mujer adulta, de quien se espera haya contraído matrimonio y tiene una  sexualidad al servicio del marido ⎯o, en su defecto, al servicio de los hombres⎯. 

(4) En ocasiones las damas de la corte se refieren a Oscar como “elegante” y las parisinas como  “apuesto”. Vemos que en ambos casos hay incomodidad, pero en el adjetivo utilizado por las  mujeres parisinas, aún más. Quizás se debe a la confusión de estas sobre el sexo de Oscar, ya que  creen que es hombre, mientras que las primeras son conscientes de ello y optan por usar un adjetivo  que podría usarse indistintamente en hombres y mujeres.  

_______________________

¿Hambre de más? Te recomendamos los siguientes textos: 

Arana Blas, Alexandra. 2017. Representación y mecanismos de silenciamiento de personajes  femeninos queer en dos novelas peruanas de los años 90: Efecto invernadero y Las dos caras del  deseo (Tesis de Licenciatura de Literatura Hispánica, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima,  Perú). Consulta: 15 de enero de 2021.  https://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/

Burkett, Elinor. “Women’s rights movement: political and social movement” Encyclopedia  Brittanica. Consulta: 15 de enero de 2021. < https://www.britannica.com/event/womens movement> 

Chalmers, Sharon. 2009. Emerging Lesbian Voices From Japan. Nueva York: Routledge. 

Cuba, Lucero. 2012. Entre orgullo y resistencias. Una aproximación al movimiento LGBT en el Perú.  Lima: Programa Democracia y Transformación Global. Consulta: 15 de enero de 2021. < https://democraciaglobal.org/wp-content/uploads/Entre-orgullos-y-resistencias-pdf.pdf> 

Driscoll, Catherine. 2002. Girls: Femenine Adolescence in Popular Culture and Cultural Theory. Nueva York: Columbia University Press.

Escobedo, Angélica. “El travestismo en el siglo de oro español”. Retruécano. Rebeldía retórica. 1 de  mayo de 2017. Consulta: 16 de enero de 2021. < https://www.elretruecano.com/el-travestismo-en el-siglo-de-oro-espanol/> 

Frederick, Sarah. 2006. Turning Pages. Reading and Writing Women’s Magazines in Interwar Japan. Honolulu: University of Hawai’i Press. 

Hartley, Barbara. 2015. “A Genealogy of Boys Love: The Gaze of the Girl and the Bishonen Body in  the Prewar Images of Takabatake Kasho”. Boys Love Manga and Beyond. History, Culture and  Community in Japan. Eds. Mark McLelland, Kazumi Nagaike, Katsuhiko Suganuma y James Welker.  Jackson: University Press of Mississippi, pp. 21-41. 

Ikeda, Riyoko. 2020. La rosa de Versalles. Volumen 1. Traducido por Yasuko Tojo. Barcelona: ECC  Ediciones. 

McLelland, Mark y James Welker. 2014. “An Introduction to “Boys Love” in Japan”. Boys Love Manga  and Beyond. History, Culture and Community in Japan. Eds. Mark McLelland, Kazumi Nagaike,  Katsuhiko Suganuma y James Welker. Jackson: University Press of Mississippi, pp. 3-20.  

McLelland, Mark. 2016.“From Salor-Suits to Sadists: ‘Lesbos Love’ as Reflected in Japan’s Postwar  ‘Perverse Press’”. U.S.- Japan Women’s Journal. Honolulu, número 27, pp. 27-50. Consulta: 23 de  setiembre de 2020. <http://www.jstor.org/stable/42771918> 

Nagaike, Kazumi. 2010. “The Sexual and Textual Politics of Japanese Lesbian Comics: Reading  Romantic and Erotic Yuri Narratives”. Electronic journal of contemporary Japanese studies. <http://www.japanesestudies.org.uk/articles/2010/Nagaike.html> 

Robertson, Jennifer. 1992. “The Politics of Androgyny in Japan: Sexuality and Subversion in the  Theater and Beyond”. American Ethnologist. Volumen 19, número 3, pp. 419-442. Consulta: 23 de  setiembre de 2020. <www.jstor.org/stable/645194> 

Shamoon, Deborah. 2011. Passionate Friendship. The Aesthetic of Girl’s Culture in Japan. Honolulu:  University of Hawai’i Press. 

Subirana Abanto, Katherine. “Lady Oscar: cuarenta años de la serie animada que rompió esquemas”.  El Dominical. Suplemento de El Comercio. 22 de octubre de 2019. Consulta: 15 de enero de 2021.  <https://elcomercio.pe/eldominical/lady-oscar-el-anime-que-rompio-esquemas-noticia/> 

Takarazuka Revue. Página Oficial. Consulta: 15 de enero de 2021.  <https://kageki.hankyu.co.jp/english/index.html> 

Tsuchiya Dollase, Hiromi. 2001. “Yoshiya Nobuko’s ‘Yaneura no nishojo’: In Search of Literary  Possibilitiesin ‘Shōjo’ Narratives”. U.S.-Japan Women’s Journal. Honolulu, número 20/21, pp. 151- 178.

_______________

*Publicado originalmente en Proyecto Sugoi  el 29/01/2021 

(Visited 47 times, 1 visits today)

Deja una respuesta