Karen Luy: 2472 kilómetros al norte

S/25.00

ENVÍOS A TODO LIMA SIN RECARGOS. PRONTO A TODO EL PERÚ.

Título: 2472 KILOMETROS AL NORTE
Autora: Karen Luy de Aliaga
Género: Poesía
Editorial: Paracaídas
Año de edición: 2015
Formato: 13 x 20.5 cm
Número de páginas: 68 páginas
ISBN: 978-612-4192-53-1
Encuadernación: Rústica con solapas

Descripción

SOBRE LA AUTORA:

Karen Luy de Aliaga (Lima, 1979) es Licenciada en Publicidad, viajera aficionada y escritora en formación. Ha publicado dos poemarios, Mudanza (2006) y 2472 kilómetros al norte (2015). Asimismo, cuentos y poemas forman parte de antologías como Voces para Lilith, Sexo al Cubo e Ínsula Barataria. La revista Parênteses de Brasil la ha traducido al portugués. El sello Narrar de Paracaídas Soluciones Editoriales acaba de publicar su primera novela Compórtense como señoritas. Fue finalista de la Bienal de Cuento Copé 2016 con el cuento «Conquiliología». Estudió en la Escuela de Escritura Creativa de la CCPUCP en el 2005, con Alonso Cueto e Iván Thays. Actualmente, cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNTREF, dirigida por María Negroni, en Buenos Aires.

 

SOBRE EL LIBRO:

Extintos los dioses y sus artimañas, emprender un viaje fue el último recurso que nos quedó a los humanos para propiciar la total transformación de nuestro ser. Sin importar que para ello se invirtiera decenas de años o apenas unas horas, sin importar que fuera alrededor del planeta o tan solo a unos pasos de nuestra habitación. En 2472 kilómetros al norte, de Karen Luy de Aliaga, el recorrido que por la costa norte peruana realiza una pareja de amantes —tal vez con la esperanza de reconocerse e integrarse como en un principio— se convierte en una ineludible marcha hacia el desencanto: «vi dos barcos hacia la derecha, anclados. vi tu espalda. vi que éramos un haiku mal compuesto. me volví el marco de esa escena. fui solo un contorno». Luy de Aliaga nos ofrece aquí un conjunto de poemas en los que el tono testimonial —y en algunos casos, confesional— libra a la escritura de artificios y prótesis, de modo que las imágenes llegan hasta el lector de manera directa, conservando la textura y la temperatura con la que fueron elaboradas. Sin duda, circular por las páginas de 2472 kilómetros al norte permitirá que nos reencontremos con la esencia más pura de la poesía: tender un vínculo con lo perdido.

(Visited 7 times, 1 visits today)